El nexo agua-alimentos-energía es fundamental para el desarrollo sostenible. La demanda de los tres está aumentando, impulsada por el aumento de la población mundial, la rápida urbanización, los cambios en las dietas y el crecimiento económico. La agricultura es el mayor consumidor de recursos de agua dulce del mundo y más de una cuarta parte de la energía utilizada a nivel mundial se gasta en la producción y el suministro de alimentos.

Los vínculos inextricables entre estos dominios críticos requieren un enfoque adecuadamente integrado para garantizar la seguridad del agua y los alimentos, y la agricultura y la producción de energía sostenibles en todo el mundo.

Fuente: https://www.unwater.org