El agua es el medio principal a través del cual sentiremos los efectos del cambio climático. La disponibilidad de agua es cada vez menos predecible en muchos lugares y el aumento de la incidencia de inundaciones amenaza con destruir los puntos de agua y las instalaciones de saneamiento y contaminar las fuentes de agua.

En algunas regiones, las sequías están agravando la escasez de agua y, por lo tanto, tienen un impacto negativo en la salud y la productividad de las personas. Asegurar que todos tengan acceso a servicios sostenibles de agua y saneamiento es una estrategia crítica de mitigación del cambio climático para los próximos años.

Fuente: https://www.unwater.org